jueves, 20 de septiembre de 2012

Crítica de la razón monógama

Desde pequeños nos educan para jerarquizar, limitar y clasificar nuestro afecto en un conjunto limitado de etiquetas. Se establece fundamentalmente una división entre el amor hacia los amigos o amistad y el amor romántico hacia una persona, amor considerado a menudo el más fuerte y verdadero. Con este tipo de sentimiento, además, se dan por hecho una serie de normas: sólo puedes sentirlo por una persona, viene acompañado de un sentimiento de posesividad romántico-sexual y requiere de un sacrificio por ambas partes. Tanto es así que las personas que no lo sienten de esa forma son a menudo discriminadas, ya no sólo legalmente (pues no puedes casarte o establecer como compañero sentimental a varias personas) sino socialmente, considerando que no han encontrado a la persona adecuada o no están verdaderamente enamoradas. 

En primer lugar, la creencia de que sólo puedas sentir aquello denominado amor romántico por una sola persona me parece algo bastante castrante y, en la mayoría de los casos, falso. Lo más común entre las personas que se sienten monógamas no es tener una única relación romántica para toda la vida, sino varias. Tampoco es poco común que esas personas se encuentren en algún momento de su vida en una encrucijada emocional en la que deban elegir entre dos o más personas que le gustan a aquélla con la que mantener finalmente una relación romántica. Pongamos, pues, que una persona se encuentra en una relación de pareja con alguien a quien quiere y aparece en su vida otra persona de la que se acaba enamorando: ¿Cómo se encaja eso con una forma de sentir supuestamente monógama? ¿Se borra de golpe todo el amor que sentías por esa persona con la que llevabas tanto tiempo compartiendo tu vida porque aparece otra que la sustituye? ¿Habías estado engañado hasta el momento creyendo que ese era el “amor de tu vida” porque ha aparecido otra persona que te atrae de esa misma forma? Y, si la cambias por la otra persona y luego aparece otra, ¿habías estado engañado otra vez y así ad infinitum? 

En segundo lugar, el tema de la posesividad es algo que también se vincula a menudo intrínsecamente al sentimiento de amor romántico. Se considera que querer a alguien de verdad implica querer limitarlo sexual y emocionalmente, querer que “sea sólo tuyo”, pero ¿la exclusividad es un ideal al que se aspira o algo que de hecho tiene lugar? En mi experiencia, no he conocido a nadie que por encontrarse en una relación monógama haya visto su libido totalmente anulada para con toda persona que no sea su pareja sentimental, sino que simplemente se reprime para no hacerle daño ¿Qué sentido tiene entonces esa exclusividad? ¿Qué diferencia hay entre desearlo y hacerlo? Una persona no es monógama sólo porque al estar en una relación de pareja con otra persona reprima sus deseos de estar con otras, sino que lo es solamente si de hecho no quieren estar con nadie más que con su pareja. Si a mí sólo me atraen las mujeres pero nunca he estado con una por miedo a la marginación social no por ello dejo de ser lesbiana, del mismo modo que que si me atraen sexualmente otras personas aparte de mi pareja y/o me masturbo pensando en ellas pero no mantengo relaciones con ellas por miedo a las consecuencias no por ello soy fiel a mi pareja, desde el punto de vista de la exclusividad afectivo-sexual. 

Este deseo de posesividad y circunscripción de la libertad del otro se conoce a menudo como celos. Cabría aclarar aquí la definición correcta de este término, desde mi punto de vista, pues a pesar de ser algo tan común es igualmente común utilizarlo de forma incorrecta, confundiéndolo con la envidia: sentir celos es desear que una persona no disfrute de algo, aun cuando el no hacerlo no supusiese disfrutarlo tú mismo. En este caso, los celos implican desear que una persona no se relacione con otra en un plano afectivo-sexual, querer que únicamente mantenga ese tipo de relación contigo o preferir que no lo haga con ninguno antes que con el otro, en caso de no tener tú ninguna posibilidad. La diferencia fundamental con la envidia es que esta última sólo desearía una situación más favorable para ti mismo, no la evitación de un bien menor o igual para la otra persona, es decir: si mantienes una relación con una persona y esa persona encuentra a otra con la que empieza a mantener una relación, el sentimiento sería de celos si tú deseases que abandonase la relación con esa persona aunque la vuestra no cambie lo más mínimo por esa nueva relación, pero sería de envidia si únicamente deseases que acabase su relación (o fuese menos intensa) porque implica un descuido de la vuestra, veros menos por quedar con la otra persona, etc. La diferencia se ve más claramente cuando las personas o cosas implicadas no lo están por una relación romántica: por ejemplo, se podría sentir envidia por un nuevo trabajo o afición de la pareja que restase mucho tiempo a vuestra relación, pero no son comunes los celos en ese caso: sólo se busca que las aficiones/trabajo del otro no reste tiempo e intensidad a la relación, no que no se practiquen en ningún caso. 

Los celos son generalmente consecuencia de las inseguridades y miedo al abandono, pues una relación monógama requiere estar alerta para anticiparse a los sentimientos que pudieran aflorar en la otra persona, ya que si encuentra y se llega a enamorar de otra persona, la relación se acabará contigo. En una relación poliamorosa sana, sin embargo, este miedo e inseguridades pueden eliminarse, pues en ningún caso la aparición y enamoramiento de nuevas personas supone el fin ni deterioramiento de ninguna relación anterior: nadie más que los propios implicados pueden acabar con esa relación, y no tienes que cargar con la presión y el miedo de ser suplantado. En mi opinión, el amor por alguien no es sustituible ni guardamos tampoco una cantidad de amor limitado que se vea reducido en función del número de divisores a repartir. Cada persona, para mí, es irremplazable, me transmite un sentimiento distinto y los quiero (en caso de que los quiera) de una forma distinta. Mi amor por la persona con la que me encuentro en una relación poliamorosa actualmente es tan fuerte como el que podría sentir cualquiera en una relación monógama convencional y sin embargo no siento ninguna necesidad ni deseo de limitar sus otras relaciones: sólo sabiendo que tiene toda la libertad para estar y sentir lo que quiera por quien quiera y que a pesar de ello no me deja nunca de lado sé que verdaderamente me quiere y no sigue conmigo por miedo a no encontrar otra persona mejor o estar solo. 


Por último, veo también en mi experiencia que las relaciones monógamas son, por lo general, muy poco sanas: se basan en el sacrificio mutuo por el otro, renunciando a tu individualidad. Cuanto más “seria” se considera una relación más se funden ambos en una sola entidad: la de la pareja. Las personas emparejadas suelen dejar o desgastar con el tiempo las relaciones con sus amigos y, fundamentalmente, se privan bastante de quedar con ellos a solas: se da por hecho que los amigos de uno han de serlo también de su pareja, y si la cosa no parece muy compatible con determinados colegas han de dejarse de lado. Las vacaciones son siempre en pareja, las decisiones personales se toman o como mínimo se consultan con la pareja, etc. Es común ir a sitios, quedar con gente o hacer cosas que no te gustan por la otra persona, en lugar de ir a los sitios, quedar con la gente o hacer las cosas que a cada uno le gustan por separado, en el caso de que no coincidáis en esos gustos. Todo ello da lugar a una limitación de la libertad individual (además de la anteriormente explicada), un “dar por hecho” cosas que en teoría debería hacer o decir la otra persona, reproches por no querer hacer cosas que en teoría deberíais compartir y mentiras para evitar esos enfados y reproches, ocultar la atracción que podrías sentir por otras personas, etc. 

Aclaro, para finalizar, que con esto no digo que las relaciones monógamas, por definición, tengan que ser de esta forma, sino que por lo general las relaciones monógamas convencionales sí son así. Tampoco pretendo enseñar a nadie cómo debe vivir su vida amorosa, sino sólo exponer mi opinión personal sobre el tema y mi perspectiva y forma de sentirlo. 

20 comentarios:

  1. Excelente reflexión, difícil no compartirla, pero en mi experiencia faltan más variables a tener en cuenta que darían a la monogamia otra dimensión.
    No siempre los sentimientos que tenemos están tan claros o son tan claramente lo que queremos o incluso ni son nuestros.

    Y también en estos tiempos si conseguir una relación monógama sana es muy difícil, no me imagino una poliamorosa.

    También pienso que tenemos una limitación en el número de relaciones, obviamente por tiempo y por otras cuestiones, profundas que podemos establecer.

    Muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. ¿De qué variables hablas, Sunwukung? Pienso que es difícil conseguir una relación poliamorosa en nuestra sociedad, ya que poca gente comparte esta forma de sentir y vivir las relaciones, pero sin embargo más allá de esa limitación creo que es más fácil que una relación sea sana siendo poliamorosa que monógama, por los argumentos que he expuesto.

    Claro que nuestro tiempo (y dinero, y facilidad de movimientos) no es infinito y tampoco podemos establecer infinitas relaciones sin reducir el tiempo dedicado a cada una de ellas, pero lo mismo pasa con los amigos: una persona con 10 amigos tendrá generalmente menos tiempo para dedicarles que otra que tenga sólo 2, pero yo preferiría tener los amigos que me surjan aunque pueda dedicarles poco tiempo antes que renunciar a 8 de ellos para poder centrarme más en sólo dos. En cualquier caso, el tener menos tiempo para estar con alguien no implica que lo vayas a querer menos o la relación sea menos profunda. En una relación monógama también pueden darse circunstancias que limiten el tiempo que puedan estar juntos (nuevos hobbies, trabajo, familia, amigos...).

    Gracias por tu comentario, me alegro de que te guste :)

    ResponderEliminar
  3. Pues me refiero a variables más allá de lo físico (las emociones no se pueden reducir a reacciones químicas), quiero decir que el hecho de que una chica me excite sexualmente (mi biología se sienta atraída por su biología) no quiere decir que desee integralmente estar con ella ni siquiera tener sexo con ella. Yo, personalmente necesito conectar en tres niveles con una mujer para querer gastar tiempo con ella, el físico, el emocional y el espiritual/intelectual. Si en una sola persona se da una conexión en los tres niveles, para que buscar otras? No es una relación así más “eficaz” en términos de tiempo y espacio? Y nunca significaría un sacrificio, ambos desearíamos estar juntos y disfrutaríamos del simple hecho de estarlo. Una gran parte de profundizar en una relación es simplemente convivir, es el caso de la familia, para realmente conocer a alguien necesitas estar tiempo con esa persona, así que no pienso que se pueda tener una relación igual de profunda con muchas personas (quizás habría que definir qué significa eso de relación profunda).
    Entiendo que una relación poliamorosa puede ser deseable cuando uno no encuentra todas las cualidades requeridas en una misma persona, y me parece una opción muy sana y madura, para empezar ya existe un reconocimiento implícito o explícito por parte de los implicados de que no son perfectos.
    Por otro lado, como dicen los taoístas, el yin y el yang andan por caminos opuestos en esta época, y eso genera problemas adicionales, si la situación fuese la opuesta me gustaría ver cuál sería la tendencia del as relaciones interpersonales:
    1.- Monogamias consecutivas
    2.- Monogamias de por vida
    3.- Monogamias con relaciones puntuales aparte.
    4.- Relaciones poliamorosas
    5.- Relaciones puntuales (es decir el sexo se vuelve una variable saludable más en las relaciones interpersonales, pero sin que produjese vínculos duraderos exclusivistas).

    Si crees que es interesante la respuesta puedes publicarla en tu blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pareces entender el poliamor como una especie de "obligación" a estar con más de una persona al mismo tiempo, cuando es todo lo contrario a una obligación: es la libertad de poder estar con quien quieras de la forma que quieras sin establecerte limitaciones por convenciones de lo que es propio y no es propio hacer con la llamada pareja y los que no son la pareja. Yo ahora mismo estoy en una relación poliamorosa con una sola persona. No tengo ninguna relación romántica ni tan ni menos profunda con nadie más, a excepción de algún rollo esporádico meramente físico. Puede que encuentres a una persona que consideres perfecta con la que llegues a una grandísima conexión emocional-intelectual-física, pero eso no elimina el resto de aficiones, amigos, colegas, familia, trabajos o lo que sea en lo que te guste gastar el tiempo, y no por gastar el tiempo en otras cosas que no sean esa persona implica que la vayas a querer menos o te haga menos feliz, sino simplemente que tienes una vida más allá, lo cual me parece sano. Y sin que merme ni un ápice la conexión y el amor que sientes por esa persona, podría aparecer otra que te resultara agradable y enriquecedora, y quizás no quieras nunca tener un contacto físico, romántico o sexual con esa persona, pero quizás sí, quizás surja y te apetezca hacerlo, aunque la conexión no fuera tan sólida como la que tuvieras con esa otra persona, y te reprimas porque "ya estás con esa persona".

    No sé si entiendes a dónde quiero llegar o me he hecho un lío. En cualquier caso no busco convencerte de nada, claro, sólo aclarar una idea que parece bastante extendida de que ser poliamoroso es tener por narices dos o más relaciones simultáneamente, cuando no es así, sino simplemente estar abierto a ello de surgir algo así en tu vida, sin reprimir tus emociones ni reprimir las de la persona con la que estás. Yo no creo que tener más de una relación signifique que "algo te falta" en las relaciones que tienes y necesites varias para sentirte colmado, igual que el tener 3 amigos no significa que "algo te falte" con cada uno de ellos por separado y por eso te hayas buscado a otros para llenar ese vacío. Yo no soy poliamorosa porque no haya encontrado a la persona adecuada que colme todas mis expectativas: cada persona es diferente y te aporta unas cosas diferentes, ni mejores ni peores que las de otros necesariamente, y a mí esa variedad me enriquece.

    Espero que no me haya quedado muy largo. Saludos :)

    ResponderEliminar
  5. A mi me parece que el problema es la manera como nos relacionamos. No estoy en contra de la monogamia si es lo que a las dos personas que la componen les colma y no les reprime en absoluto. Tambien he conocido casos de gente anti-monógama que alardean de hacer libremente lo que les da la gana pero que en realidad están vacíos e intentan colmarse de relaciones que no les aportan nada.
    Personalmente me repele la idea de pareja que hay establecida ya que como tu dices implica renuncia a la libertad individual y posesion enfermiza, genera apegos y nunca es del todo sincera. La relacion de pareja (amorosa) no es sinonimo de relacion profunda.
    Claro que, teniendo en cuenta los problemas que tenemos para relacionarnos como humanos (moral patriarcal, busqueda egoista del beneficio propio, rechazo a lo distinto respecto al ''grupo''), estoy de acuerdo en que seguiran habiendo los mismos problemas en el poliamor.
    Aunque quien sabe si nunca huvieramos adoptado la monogamia en tiempos remotos tal vez las relaciones (y la sociedad en general) serian distintas. Porque no olvidemos que la monogamia fue una estrategia economica más que social.

    ResponderEliminar
  6. -"Engels considera que la monogamia surgió como consecuencia de la concentración de riquezas en manos de un solo hombre y en su deseo de transmitirlas por herencia a sus hijos. Pero, además, señala que para ello era necesaria la monogamia de la mujer, pero no la del hombre. Y añade: Tanto es así, que la monogamia de la mujer no hay sido el menor óbice para la poligamia descarada e hipócrita del hombre. Efectivamente, Engels mostró que la razón de ser de la monogamia era acabar con las dudas sobre la paternidad para garantizar los derechos de transmisión del patrimonio a tra´ves de la línea masculina(stolcke, 1978:265)"-

    http://books.google.es/books?id=pOpP--wkjc4C&lpg=PA174&ots=P2K3-cGeUT&dq=antropolog%C3%ADa%20monogamia&hl=es&pg=PA175#v=onepage&q=antropolog%C3%ADa%20monogamia&f=false

    ResponderEliminar
  7. Excelente escrito, suscribo todo lo que dices. Creo que acabaremos siendo "poliamorosos" (aunque habrá que buscar otra palabra que suene algo menos horrible ;) cuando aprendamos a superar nuestros egos y nuestros miedos. Creo que la posesividad es el obstáculo más importante, la mayor parte de la gente es monógama porque le resulta muy hiriente imaginar a su pareja con otra persona, lo ven como un menoscabo de su integridad, dignidad o simplemente su valía como ser humano. Y curiosamiento no suelen verlo así cuando se imaginan a ellas mismas con otra persona, o si llegan a estarlo.

    Reconozco que también estoy de acuerdo con algo qeu dice Sunwukung es el límite de tiempo. Una relación íntima con una persona normalmente conlleva el implicarte emocionalmente con ella, conocer su historia, los problemas que tiene con su madre o con su jefe o con su exmarido, sus problemas de salud (cuando ya vamos teniendo una edad), sus hijas o hijos, etc. Significa destinar tiempo y recursos y tu energía personal para ese ser, y el tiempo es un bien preciado y limitado. Sí, es cierto que eso mismo pasa con los amigos íntimos, y por eso mismo al menos yo tengo pocos de esos (mantengo los que no se enfadan porque pasen semanas o meses sin que los escriba :).

    Me parece también interesante el concepto de "monogamia consecutiva", supongo que es la fase intermedia entre el amor romántico que nos metieron desde del s. XIX y un mundo amorosamente libre.

    Por último comentar que es muy cierto que lo pasas muy mal cuando te ves en una "encrucijada" de ese tipo (¿me quedo con ésta o con aquella persona?), he pasado por ello y fue un trauma horrible, y al final siempre dudando de haber hecho lo correcto. Supongo que esto nos pasa a mucha gente, y aunque tengas una visión poliamorosa, el problema suele ser que los demás no la tienen. En fin, perdón por el rollo y una vez más gracias por el interesante texto.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que uno de los principales inconvenientes que le veo al ser poliamoroso es precisamente lo que comentas: que la mayoría de la gente no lo es. La gente suele pedirte exclusividad y cuando no se la puedes/quieres dar, es probable que pasen de ti (o acepten y luego te dejen de lado en cuanto encuentren a alguien que les pueda dar esa exclusividad que quieren). O sea que al final, curiosamente, el que no (se) pone limitaciones puede acabar siendo precisamente el que más solo esté, si no quiere engañar al otro fingiendo una monogamia que no experimenta o conformándose y reprimiéndose como tantos otros.

    PD: No te disculpes, se agradecen mucho los comentarios! y me alegro de que te haya gustado mi artículo :)

    ResponderEliminar
  9. La monogamia, así como las otras tendencias, tienen una base biológica, pero la poliamorosa la veo difícil por agotamiento neurohormonal, sospecho que puede producir desensibilización, debe haber un límite y una frecuencia, si las relaciones son realmente profundas.
    Aquí más información: http://www.reuniting.info/taxonomy/term/173

    Sun
    Al menos eso es lo que deduzco de esa información y de mi experiencia, aunque, claro, yo tengo una tendencia natural hacia ello, que también pasa.

    ResponderEliminar
  10. Ser monógamo no es lo mismo que establecer una relación monógama. La monogamia tiene una base biológica en aquellos animales que son monógamos, pero ese caso no es el del ser humano. Los animales verdaderamente monógamos tienen una sola pareja en toda su vida y si muere no suelen volver a buscar otra. El ser humano puede tener un número indeterminado de relaciones, seriadas o simultáneas, a lo largo de su vida, además de que aún en cada una de esas relaciones monógamas no se suspende su capacidad de sentirse atraído hacia otrxs. Al menos esto es así en la mayoría de los casos, y también hay que tener en cuenta que en otras sociedades humanas u otros tiempos las relaciones predominantes son o han sido de otro tipo.

    Ser poliamoroso tampoco es lo mismo que tener una relación poliamorosa, y ninguno de estos términos implica tener relaciones amorosas con un gran número de personas. Ser poliamoroso implica no limitar la libertad sexual ni emocional de la o las personas con las que tienes cualquier tipo de relación romántica, así como tampoco reprimirte emocional o sexualmente si te apeteciera tener otro tipo de relación con otras personas, siempre con el conocimiento de todas las partes implicadas. Estar en una relación monógama no imposibilitará que te puedas sentir atraído por otras personas, enamorarte de ellas, etc. lo único que implicará es que no vas a tener libertad de disfrutar de esas relaciones, en caso de que surjan esos sentimientos, pues sólo podrás elegir una de ellas y reprimirte y resignarte de no poder experimentar las demás.

    El número de relaciones amorosas que establezcas o lo profundas que sean dependen de tus circunstancias, de lo enamoradizo que seas, el tiempo que tengas, etc. Yo ahora mismo me encuentro en una relación romántica poliamorosa (y lo soy) con una sola persona, y dado que no soy muy enamoradiza es probable que me pase tiempo así, y que nunca vaya a tener más de 2 o 3 relaciones simultáneas, a lo sumo. Simplemente no me cierro en banda a esa posibilidad y si aparecen nuevas personas en mi vida de las que me enamore, encone, etc, pues bienvenidas sean, igual que si hago nuevos amigos.

    Por último, contestando más a tu mensaje, que algo tengo una base biológica o sea “lo natural” no significa mucho, y menos en el ser humano. Violar o asesinar por poder es natural, y sin embargo la sociedad y la gente educa a sus hijos para no hacerlo, y la mayoría de la gente no lo hace; llevar ropa, usar ordenadores, paraguas, medicarnos, etc no son cosas “naturales”, y sin embargo las hacemos y consideramos benficiosas. En definitiva, que ni natural equivale a bueno (falacia naturalista) ni la naturaleza (biología) es el destino, pues la biología en muchos aspectos no nos determina, sino que nos condiciona, y no más de lo que puede hacerlo la educación.


    PD: me he releído y me pareció que contestaba un poco a la defensiva...lo siento, no es mi intención. Igual es que voy con prisa y sueno muy tajante. Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  11. Con lo de base biológica me refiero a que una práctica o un uso indebido puede tener consecuencias en la salud, por ejemplo el hecho de ver porno tiene serias consecuencias sobre la vida sentimental y sexual de los implicados debido a ciertos mecanismos, igual que no podemos tomar ciertas sustancias, como acónito, porque moriríamos.

    La biología impone límites (lo queramos o no, y en relación a estos límites, lo bueno es lo que nos hace sanos y lo malo lo que nos enferma), en base a esa información yo me pregunto cuántas relaciones con vínculo emocional real (en el que hay asociados unas secreciones hormonales que lo promueven, no digo que sea solo eso, como es la oxitocina, que promueve comportamientos de fidelidad y viceversa) se pueden establecer, sexo tipo karezza con varias parejas, es posible? Parecería que no, pero no lo sé.

    Estoy diciendo que los celos también tienen base biológica, que no son culturales. La cultura los puede moldear en un sentido u otro, pero existen previamente debido a las secreciones y al vínculo asociados a las relaciones sexuales.

    Muy interesante tu punto de vista.

    ResponderEliminar
  12. Posible claro que es, conozco gente que ha estado y/o está enamorada de más de cuatro personas simultáneamente, y el amor que siente no es menos profundo que el que podría sentir cualquier persona monógama. Habrá gente que sea verdaderamente monógama y sea incapaz de sentirse atraído por nadie más que su pareja, pero dudo que sea la mayoría, de acuerdo a mi experiencia.

    No niego la base biológica de los celos, y me tiene bastante sentido que así sea, sólo tenemos que fijarnos en el comportamiento de muchos niños pequeños que no quieren algo hasta que lo tiene otro. Pero esto no implica, como has dicho, que esa "predisposición" no pueda superarse (o acrecentarse) con educación, pues yo creo que en esto en concreto la cultura tiene mucha más fuerza que la biología. Yo fui celosa y en cuanto me lo planteé seriamente y me "opuse" a ese sentimiento, que me parece muy nocivo, logré superarlo con poco esfuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo contigo... la historia de mi vida. A veces es complicado encontrar a gente que piense como tú...
      ¡Me encanta tu blog!

      Eliminar
  13. Me ha parecido muy interesante esta reflexión. La verdad es que me ha "roto" algunos esquemas que ni pensaba que algún día podrían me los podría cuestionar. Gracias por esta entrada, lo leeré varias veces porque requiere reflexión. Si alguien sabe más artículos/videos de este tema y me lo pasa sería estupendo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://gentedigital.es/comunidad/june/2012/02/08/tertulias-feisbukeras-blogueras-nortunas-hoy-el-poliamor/


      Este blog es muy intresante y en este caso habla de este tema, es interesante no sólo lo que dice ella, sino las respuestas de la gente, en su mayoría que lo han vivido, a mí me dejo pensando!

      Eliminar
  14. Me alegro de que te haya gustado y hecho pensar, Fer :) Te paso el video/reflexión/crítica de un amigo sobre este tema: http://www.youtube.com/watch?v=MVnhodfvzDo

    Yo no sé o no recuerdo mucha más información al respecto, pero supongo que puedes encontrar bastante buscando por "poliamor" o "amor libre". En cualquier caso, creo que la verdadera reflexión se da por uno mismo una vez que algo te hace replantearte el modo de relacionarte con la gente, el por qué debe ser malo amar a más de una persona, por qué debemos concebir el amor como un contrato de posesión recíproca de una parte de la libertad del otro, por qué ver a las otras personas a las que les gusta o son gustadas tu amante y quieren compartir afecto o sexo con él/ella como enemigos que buscan robarte a tu propiedad, etc. Todo eso forma parte del ideal del amor romántico que nos han inculcado desde pequeños (que no es lo mismo que amar "de forma romántica", por así decirlo, o que ser una persona romántica, ya que el concepto da lugar a confusiones: http://es.wikipedia.org/wiki/Amor_rom%C3%A1ntico )

    Un saludo y suerte ;)

    ResponderEliminar
  15. Muy interesantes tus artículos.

    Aquí se habla del mito del amor romántico a través de la serie fotográfica Fallen Princesses. Es como un mazazo para abrir los horizontes en los que hemos sido educados.

    http://www.eldiario.es/sociedad/felices-comieron-perdices_0_100790238.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante, gracias! la serie de fotos ya la conocía.

      Eliminar
  16. No puedo decir que esté en desacuerdo porque ninguno de tus argumentos es rebatible. No obstante como comentas he aquí una persona cuyo líbido hacia el resto que no sea su pareja queda anulado y no reprimido cuando está enamorada. De verdad que no me reprimo, simplemetne las demás personas-hombres y mijeres-porque soy bisexual, quedan absolutamente fuera de los lindes de la sexualidad, y ya ni digamos del amor. Así mismo, tampoco me puedo relacionar con alguien poliamoroso porque yo ofrezco la seguridad de no compartir mi amor con nadie más y por tant oexijo lo mismo. Ahora bien, me parece perfectamente respetable que quien quiera y tenga la suerte de encontrar gente así practique la poligamia o poliamor o lo que sea ;9

    ResponderEliminar
  17. Creo q de lo que hay que liberarnos es de que hay una forma universal de sentir. Y que hay que ver todo en la medida de que privilegios o subordinaciones se generan. El poliamor no es la panacea tampoco, los estudios señalan que en la práctica reproducen estereotipos, subordinaciones, igual. El cuerpo importa. Creo que cada quien debe hacer un ejercicio de que siente y que le va mejor. Pero creer que amar/tenersexo es un evento similar para todos es problemático. A mi una de mis ex parejas… bueno me presiono a hacer cosas que no quise, en plan ir a sitios de intercambio de parejas, tríos y cosas así (igual del BDSM por mi experiencia no es tan así precioso como se pone). Era muy manipulador, yo yo mucho más pequeña que el, pues lo conocí de adolescente y él tendría 30 y algo. Así que ahora ese tipo de relaciones me desagrada, ya se que es mi experiencia y no es extrapolable.

    También pasa mucho que cuando una pareja es infiel, se diga que no le des tanta importancia, que el amor no tiene que ver con el sexo y cosas así, ¿pero si esa persona tiene otro sentir y había pactado otra cosa en su relación por qué tiene que aceptarlo?. Pienso que las personas pueden fallar, pero que por lo menos entiendan que no es culpa de nadie y que la otra persona tiene derecho a dejar la relación y también a enfadarse, es que negar eso, es como una especie de micro violencia o lo veo así. Yo creo que lo que no hay que ser es violento, descortés e irresponsable no? o sea si la riegas, no andes tratando de salvarla pareciendo "bueno" traga la mierda de lo que batiste. Hay un discurso muy exitoso que le acomoda muy bien al sistema, en donde la violencia soterrada, solapada, sutil y naturalizada de abusar de los sentimientos y confianza de los otros pareciera transgresor. Sin embargo hace lo mismito que el patriarcado -oprime- es el neopatriarcado y curiosamente termina depositado sobre los cuerpos de las mismas personas, es decir de los niños y de las mujeres. Lo verdaderamente transgresor es cuidarnos a nosotras mismas y a los que queremos.

    ResponderEliminar