lunes, 24 de junio de 2013

¿Quién defiende a los amantes?

Como ya he criticado en una entrada anterior, hay bastantes cosas que no me cuadran dentro del paradigma monógamo convencional, una de ellas es el odio hacia los posibles o reales competidores ilegítimos, los amantes. 

La ideología monógama establece que el interés afectivo-sexual sólo puede darse hacia el individuo con el que están emparejados (o al menos debe evitarse todo contacto romántico-sexual con quien no sea la pareja). Esta exclusividad es teóricamente una muestra de amor y, por consiguiente, no practicar esta exclusividad indica que la persona no está verdaderamente enamorada ni guarda el debido respeto por su pareja. 

Ahora bien, estas condiciones son un “contrato” que se establece (que se da por hecho, generalmente) para con la persona con la que te encuentras emparejada, no con los amigos, compañeros, conocidos o desconocidos. Entonces, ¿qué responsabilidad tiene el amante o el rollo de una noche con respecto al “contrato” de los individuos que no son su pareja? ¿Por qué habría de culpársele a él/ella de que la persona con la que mantiene una relación esté faltando a su palabra para con otra persona? 

No dejo de ver y oír reproches hacia esas personas (generalmente mujeres) tales como que son culpables de destrozar una pareja/familia, y digo yo ¿acaso la pareja/familia no estaba rota desde antes de que el rollo o amante entrara en escena? ¿Acaso la culpa no habría de corresponder íntegramente a la persona que ha puesto los cuernos a su pareja, pues ese acto no es (en teoría) más que un síntoma de que no estaba verdaderamente comprometida con la relación? 

Culpar al amante de seducir al hombre o mujer comprometidos es análogo a culpar a la víctima de una violación de provocar a su violador. Es el emparejado el que tiene teóricamente el deber de no engañar a su pareja: el amante no está engañando a nadie, porque nunca ha prometido nada. Más aún, si la figura del amante -o individuo cualquiera con el que se ha tenido una aventura puntual- ha de suscitar algún sentimiento, éste habría de ser el agradecimiento: es gracias a ella/él que puedes descubrir que tu pareja no te ama ni respeta (según la lógica monógama), es gracias a los “competidores” que tratan de seducir a tu pareja como puedes cerciorarte de que ésta está o no verdaderamente enamorada de ti, en función de si los acepta o los rechaza. Cuanta más gente ande detrás de tu pareja, más pruebas de su compromiso obtendrás. 

No obstante, cabría una posibilidad según la cual la violación de estas “condiciones de noviazgo” por parte de una persona ajena pueda ser lógicamente condenable: que el noviazgo/matrimonio se conciba como un contrato de propiedad, no como una mera promesa de lealtad y respeto entre dos personas. Sólo en este caso mencionado es reprochable la acción de un amante, en tanto que su aventura sería un ataque a la propiedad privada. Sin embargo, esta concepción conllevaría que los individuos implicados en el contrato son objetos alienables, no sujetos responsables de sus acciones (lo cual es de por sí contradictorio, pues supone que los dos individuos son y no son sujetos y objetos al mismo tiempo). 


Como tantos otros temas, éste no se libra de una perspectiva de género. Basta analizar en los medios audiovisuales la figura del amante y la amante, el marido infiel y la esposa infiel, así como los reproches que suscitan los cuatro tipos de individuos, para reparar en la diferente consideración que se tiene de los mismos en función del género. Si bien todos esos individuos son culpabilizados, la mujer suele llevarse la peor parte. Como ya he mencionado antes, a menudo se culpabiliza a la amante de un hombre comprometido por seducirlo, restándole así a él responsabilidad sobre sus acciones. Sin embargo, escasas veces se culpa al amante varón por seducir a la mujer, pues “como todos sabemos” es la mujer la que provoca, la que debe cuidarse de no tentar al varón con su cuerpo libidinoso

Con respecto a los reproches o ataques la diferencia es análoga: a las amantes se las suele culpar, como ya he mencionado, de destrozar familias. Son ellas las culpables de provocar a los maridos ajenos causando que las víctimas de sus encantos falten al compromiso monógamo con las “mujeres de bien”: sus legítimas esposas. Los amantes, por su parte, suelen recibir ataques más virulentos por la invasión de un territorio ajeno. La existencia de un amante es una ofensa para el novio/marido en tanto que este individuo le está burlando la propiedad que le pertenece legítimamente, el cuerpo/sexualidad de su pareja. Basta reparar en lo común que es que un baboso se te despegue más fácilmente si le dices que tienes novio que si simplemente lo rechazas, incluso reiteradamente, o bien que, cuando se lo dices con tu novio delante, se disculpe ante él en vez de ante ti. 

Por supuesto, existen muchos otros reproches con respecto a los y las amantes y más hoy en día, muchos de los cuales son iguales para ambos sexos; no obstante, desgraciadamente, la diferencia de género mencionada sigue vigente implícita o explícitamente en una gran cantidad de situaciones.

16 comentarios:

  1. Yo aquí no estoy de acuerdo. Cierto que tiene más culpa la persona que está fallando al "contrato" de esa relación, pero el/la amante también porque está ayudando a que continúe la hipocresía. Yo alguna vez me he encontrado en el caso de que me atrae una persona, que yo le atraigo también pero que tiene una relación monógama con otra persona y por lo tanto sería formar parte de un engaño, entonces yo decidí no ser parte, no contribuir más a la maraña de engaños que ya hay en el mundo. Si alguien no quiere una relación monógama que la acabe, si no que se joda pero que no meta a nadie más en medio.

    ResponderEliminar
  2. Yo no creo que se evite el engaño al no participar, pues me resulta muy incoherente concebir la fidelidad como una cuestión pragmática. Si eres fiel se supone que lo eres porque no QUIERES tener relaciones afectivo-sexuales con nadie que no sea tu pareja (o al menos porque "quieres" pero no quieres -decides renunciar por amor aunque te apetezca), no porque no PUEDAS hacerlo (porque la otra persona te rechace o por las circunstancias que sea). Una lesbiana no lo es en el momento en que mantiene una relación sexual con una mujer, sino en el momento en que se siente atraída hacia y sólo las (algunas) mujeres.

    La persona que ha querido mantener una relación contigo teniendo pareja ya ha engañado a la pareja. Que tú te hayas negado a participar no cambia sus sentimientos, y por tanto no evita su infidelidad. Otra cosa es que tú prefieras no hacerlo porque te sientas mejor así. Entiendo ese rechazo emocional, pero no creo que eso sea sinónimo de que esa acción es "moralmente incorrecta". Por ejemplo, a mí me causaría mucho rechazo y seguramente sería incapaz de matar a alguien que me lo pidiera (eutanasiarlo, vamos), pero no porque lo censure moralmente.

    Sólo consideraría que el/la amante ha hecho algo mal en caso de que conociera a la otra persona y le mintiera acerca de la relación que mantiene con su pareja, pero ahí lo "moralmente incorrecto" no sería el "participar" en la infidelidad del otro, sino el mentir a alguien.

    ResponderEliminar
  3. Un tema que me interesa de sobremanera. Nuevamente hay que hacer forzosamente la distinción entre el amante informado y el no. El de la viñeta no tiene ni puñetera idea de que esa mujer tiene pareja con lo cual es injusto que se le reproche nada.

    Sin emabrgo si yo sé que un tío o tía tiene pareja pero haciendo oídos sordos filtreo y/o me lío con esa persona estoy actuando injustamente. Es la ley de "no hagas al tor lo que no quieras que te hagan a ti". Simplemente. yo solo filtreo con gente sin compromiso.

    ResponderEliminar
  4. Ah, y estoy de acuerdo en que no es necesario consumar nada para cometer un engaño, siempre he dicho que prefiero que mi marido se acueste con una solo por sexo a que filtree con una porque verdaderamente siente algo por ella pero nunca llegue a más por compromiso.

    ResponderEliminar
  5. Creo que es la primera vez que escribo en tu blog, pero es que no puedo estar más de acuerdo. Suscribo todas las palabras que has dicho en esta entrada. Ah, si yo un día busco rollo, no creo que tenga que estar pidiendo el libro de familia. Si entre un chico y yo surge algo, yo doy por sentado que él está en disposición de hacerlo. Yo por mi parte no tengo ningún compromiso con nadie.

    Me gustaría poder copiar o citar esta entrada, si me das permiso.

    Ah, y otra cosa que llevo pensando hace unos días. ¿Te has fijado en la palabra "monogamia"? Polígamia es un hombre con varias mujeres; poliandria es una mujer con varios hombres; monogamia es un hombre con una mujer; ¿por qué no existe la palabra "monoandria" para las mujeres? ¿Significa eso que todas tenemos permiso para ser poliándricas?¿O que como éramos cosas sin voz ni voto, pues para qué...? En fin, yo siempre he sido monógama y creo que siempre lo seré, una sola mujer, YO.!!!!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola! claro que puedes citar la entrada (o cualquier otra) o las partes de ella que quieras. Si señalas/enlazas la fuente te lo agradezco.

    Lo que dices sobre la monogamia no es del todo cierto. Monogamia y poligamia hacen referencia a un individuo que tiene un sólo cónyuge o más de uno, respectivamente (independientemente del sexo de ambos). Monoginia (un solo cónyuge mujer) y monoandria (un solo cónyuge hombre) existen, pero son poco utilizadas, al igual que existen las palabras poliginia y poliandria, más usadas (sobretodo en contextos antropológicos). Pero sí es cierto que a menudo se utiliza el concepto de poligamia como sinónimo de poliginia, básicamente porque la amplia mayoría de los casos de poligamia lo son de poliginia.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. mamisepa, yo tampoco pregunto si tiene pareja o no como tampoco le preguntaría si tiene SIDA si voy a acostarme con él ya que doy por hecho ciertas cosas que a veces no debiéramos darlas por sentado. Imagina que él te dice que tiene pareja o tú lo sabes de antemano. Y que es una pareja no liberal ni poliamorosa por consenso. Además sabes que la chica está enamorada. ¿Te sentirías bien enrrollándote con él?

    ResponderEliminar
  8. Una reflexion que aplaudo de pie.

    Y creo muy firmemente que se le culpa a la amante de todo porque es el eslabon mas debil de la cadena, porque es la que se puede sacrificar sin que la esposa resulte perdiendo al esposo si le pide cuentas demasiado rudamente. Finalmente, lo que la esposa busca es no perder al marido, y si se desquita con quien se la hizo, con quien tenia un compromiso, corre el riesgo de perderlo, En cambio atacar a la amante no causa ningun problema para ella.

    Les guste o no hay cosas muy claras:

    1.- Quien tiene el deber (si asi lo prometio) de ser fiel es el esposo, ya que es quien esta casado; la amante no tiene deberes con nadie si es soltera, y si fuera casada, que le de cuentas a su marido, que es quien debe pedirselas.

    2.- Si tanto las ofende la infidelidad de su pareja, no piernan la dignidad aguantandose los cuernos, y mirando para otro lado o "perdonando" en nombre de todo lo que se les ocurre, que no son mas que pretextos.

    3.- Antes de hacerse las victimas de la infidelidad, preguntense con que contribuyeron a ello, que no dieron, que dejaron de hacer, cuando se acabo el amor, cuando dejaron entrar ala rutina, cuando dejaron de ser mujeres para ser solamente madres. Cuando dejaron de cuidar y cultivar su relacion de pareja.

    4.- En una relacion donde se promete monogamia, se es infiel cuando se deja de amar, es asi de sencillo y de claro. Se puede querer mucho, preservar intereses comunes, etc etc, pero si uno ama, ama de verdad, no es infiel, ni miente.

    5.- Las relaciones poliamorosas,poliarmonicas, no son faciles de llevar, pero bien llevadas son mejores que la monogamia, si se aplican en igualdad de derechos.

    6.- Ojala los conyuges dejaran de hacerse tontos solos, y de culpar a la amante, culpen a su pareja, y algo mas dificil aun: culpense a si mismas, porque para que una relacion falle, se necesitan dos. El tercero en discordia llego cuando ya todo estaba mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diriges tu crítica unidireccionalmente a las mujeres engañadas y maridos infieles, ¿es por algo? yo creo que es aplicable en todas las situaciones independientemente del sexo de quien engañe y sea engañado.

      De todas formas no estoy de acuerdo con parte de tu comentario. Si estás en una relación monógama exclusiva y no te gusta lo que la otra persona te da o no te es suficiente, cortas la relación. O renegocias las condiciones de la relación y si la otra persona no quiere cambiar nada, cortáis. No engañas a tu pareja y luego le echas la culpa a ella por no haberte dado todo lo que querías. Tu pareja no tiene ningún deber de darte nada que no quiera (ni tú a ella), si no te gusta lo que te da la dejas, no tienes nada que reprocharle. Culpar a una víctima de un engaño de haber provocado un engaño por no hacer todo lo que su pareja quería que hiciera me parece igual de absurdo e injusto que culpar al/la amante. Aunque para mí lo absurdo es para empezar el dejar a alguien a quien quieres porque aparezca otra persona a la que también quieras o porque no cubra exactamente todas tus necesidades y preferencias, pero bueno, así funcionan las relaciones monógamas convencionales, así que ellos sabrán. Si no estás de acuerdo con estos tipos de relaciones la solución no es engañar a quien lo está, sino establecer una relación poliamorosa con quien lo sienta como tú.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Que es aplicable a todas las situaciones?, eso es obvio. Que no tienes que hacer algo que no quieras? eso es obvio, y que no deberian engañar y si hablar lo que no les gusta? tambien es obvio. Pero eso es lo ideal, el mundo no funciona asi desgraciadamente. Yo me refiero a esas dos partes en especifico por que es lo mas usual; y porque articulos, relatos, reflexiones y demas cosas sobre la pobre esposa (o esposo aclaro) engañado, abundan. Para que una relacion se vaya a pique se necesita que fallen dos; como esposas no nos gusta asumir la parte que nos toca, y dificilmente nos lo dicen porque nos encuadran en los tipicos victimismos. Y cuando una relacion falla, la persona que engaña,(sea del sexo que sea) se va por el camino mas facil para si mismo. Justificable? no, pero es lo usual y nada que hacer. La poliarmonia, la poligamia, las relaciones abiertas, son mejores?,si, en ciertas circunstancias, pero casi nadie sabe como llevar una relacion asi. no somos monogamos por naturaleza, pero nos educaron para la monogamia.

      Y si yo me atrevo a culparla es porque cuando fallamos como pareja somos culpables, nos guste o no; y no fallamos por no hacer algo que no nos guste, lo hacemos porque como pareja dejamos nuestra relacion de pareja al ultimo, "al fin que ya estamos legalmente casados", como si el estar casados fuera garantia de algo. No estamos obligados a hacer nada que no no sguste, pero si tenemos responsabilidades como pareja, y no necesito especificar el como y el que deberiamos de cuidar porque eso lo sabe cualquiera. Pero si dejamos de lado el papel de victima que tan convenientemente asumimos, sufririamos menos y veriamos en un plano mas claro la realidad de nuestra relacion.

      Halle por ahi una frase muy cierta: "Las personas que están plenamente satisfechas con su relación de pareja no necesitan buscar nada fuera de ella."

      Por mi parte es todo.

      Gracias.

      Eliminar
  9. Sois todas unas putas y punto. Si no os gusta la palabra os jodeis, que no os vamos a llamar mujeres, cuando solo sois putas fracasadas q ni un mindundi se casa con vosotras para no tener que manteneros sin q movais el culo. Si la mujer os da una paliza os aguantais, que vosotras sabíais ya donde os metiais

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no son putas, no se merecen ni que las llamen así, las putas son las trabajadoras pero estas son unas regaladas, solo se abren de piernas con hombres comprometidos para sentirse bien, pero no tienen principios ni valores ni nada!!! Solo van de victimas para sentir algo de cariño por parte de alguien, pero son comida de segunda y cuando apetece. Punto!

      Eliminar
    2. Hasta ahora no he sido amante de nadie, peto no conozco ninguna pareja donde sean felices y entre un tercero a dañarlo, siempre se llega a la infidelidad porque algo falla en el hogar, y los culpables son los tres

      Eliminar
  10. Completamente de acuerdo contigo Tina, si no te gusta tu pareja lo hablas, si no cambia cortas y punto, aquí no se le hace daño a nadie y ya queda libre de ir a follarse a la guarra que le de la gana, pero a parte de destrozarte la vida pone en riesgo tu salud teniendo relaciones fuera de la pareja estable, y esta clarisimo que la mujer que acceda a tontear con un hombre que tiene una relación estable es simple y llanamente una ofrecida, una mujer que no tiene principios y mas cuando le dice al hombre cosas como: vahhh no importa si solo es un polvo, disfruta de la vida, si no se va a enterar, et etc. Y es después de esto cuando vienen los aiiiii, aiii pero que he hecho, aiii mi novia se ha enterado, y la amante aiii ya no tienes pareja? Ufff adiós.. Después de haber sido el plato de segunda mesa, la furcia de un par de noches se va a destrozar otra relación y puerta. Vaya panda de guarras!

    ResponderEliminar
  11. No me interesa defender a nadie, pero tristemente es cierto. Si la relación esta bien, y están juntos por amor y respeto es difícil que alguien mas entre, el tercero se mete cuando hay un espacio, y si bien el o la amante tienen culpa, la pareja también.

    ResponderEliminar
  12. La poligamia seria correcta si ambas partes participaran si solo una lo hace con desconocimiento de la otra no , o todos colones o todos rabones

    ResponderEliminar